Ayudas a la fertilidad, Biblioteca de Fertilidad, Fertilidad Femenina y Masculina, Infertilidad, Información general sobre la fertilidad

Clomid y la Ovulación

Si has estado intentando concebir por algún tiempo quizás hayas escuchado hablar sobre el medicamento para la fertilidad Clomid, nombre comercial del Citrato de Clomifeno; después de todo Clomid es uno de los medicamentos para la fertilidad que se prescriben con más frecuencia, siendo usado normalmente en mujeres que experimentan ciclos irregulares, ovulación irregular y anovulación (falta de ovulación). En este sentido si bien es fácil darse cuenta cuando el ciclo menstrual es irregular, no sucede lo mismo con la ovulación irregular y la anovulación ya que estas condiciones pueden llegar a pasar desapercibidas; por ello es importante llevar un registro de los ciclos para saber si estás ovulando siendo para ello de mucha utilidad el uso de un monitor de fertilidad, una prueba de predicción de la ovulación o el registro de la temperatura basal corporal.

Al principio de tu ciclo los niveles de estrógeno son bajos lo que le indica a tu cuerpo que debe producir FSH (hormona folículo estimulante) la cual a su vez estimula el crecimiento y maduración del óvulo. El nivel de estrógeno comienza a subir hasta que un pico de HL (hormona luteinizante) ) libera el óvulo maduro del folículo. A fin de que suceda la ovulación el cuerpo debe producir suficiente HL y FSH de manera que el óvulo madure y pueda ser liberado y es allí donde el Clomid entra en juego. Este medicamento es capaz de “engañar” al cuerpo haciéndole creer que no hay suficiente estrógeno disponible lo cual hace que se produzcan más HL y FSH. Este aumento en la producción de tales hormonas es lo que en última instancia induce la ovulación.

Clomid suele usarse por 5 días consecutivos al inicio del ciclo, generalmente entre los día 3 y 7 o 5 y 9. Luego de al administración del fármaco la ovulación debe darse aproximadamente una semana después de la última dosis. No es recomendable usar Clomid por más de seis ciclos, de manera que si no se logra un embarazo luego de este tiempo será necesario plantear un tratamiento diferente.

Un efecto secundario bastante común del Clomid es el incremento de la sequedad vaginal con la subsecuente disminución del moco cervical fértil lo cual puede representar un problema ya que las condiciones que produce el moco fértil en la vagina y el cuello uterino son indispensables para transportar y proteger a los espermatozoides cuando se está intentando concebir; así pues para evitar este problema pueden usarse suplementos naturales tales como FertileCM el cual puede promover la producción de moco cervical fértil siendo además seguro usarlo en combinación con el Clomid; además se puede complementar el proceso usando el lubricante inocuo para los espermatozoides Pre-Seed, diseñado específicamente para las parejas que están buscando concebir y necesitan imperiosamente tanto una buena lubricación como un medio ambiente óptimo para los espermatozoides en sus relaciones sexuales dirigidas (con base a los resultados de las pruebas de ovulación).

Un último punto muy importante con relación al Clomid es que se debe estar al tanto de que con el uso de dicho medicamento existe entre 5 y 10% de posibilidades de un embarazo múltiple. En cualquier caso siempre debes consultar con tu Gineco-Obstetra para determinar si Clomid es un tratamiento adecuado para tu caso.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *