Biblioteca de Fertilidad, Mi primer embarazo

¿Matrona o ginecologa?

Esta es una pregunta muy frecuente ya que la persona que elijas para que cuide de tu embarazo, el trabajo de parto y el alumbramiento será clave en el tipo de experiencia que tendrás.

El embarazo es uno de los momentos más especiales e importantes de tu vida y el parto no es cualquier cosa así que no debes tomar una decisión apresurada o asumir que no es algo por lo que preocuparse. Tómate tu tiempo y escoge al profesional de la salud más adecuado para ti.

¿Cómo encontrar una buena matrona o Gineco-Obstetra?

Una de las mejores formas de encontrara una buena matrona o gineco-obstetra es por el boca a boca. Pregúntale a tus amigas y parientes quien las atendió y como les fue, algunas preguntas útiles que te permitirán tener información útil a la hora de decidir son:

  • ¿Sentiste que te cuidaba?
  • ¿Respondió tus preguntas?
  • ¿Te dedican tiempo suficiente y de manera individualizada?
  • ¿Estuvo contigo durante el parto?
  • ¿Planificaron el parto en conjunto y te acompañó durante el mismo?
  • ¿Cuánta ayuda recibiste durante el trabajo de parto y el parto en sí?

Una vez que hayas estrechado tu búsqueda asegúrate que tu seguro médico cubre la atención con el profesional de tu elección. Por otra parte, aún cuando es obvio que deseas ser atendida por alguien calificado y con quien te sientas a gusto, hay algunos otros factores que debes considerar.

¿Matrona o Gineco-Obstetra?

¿Qué es un Gineco-Obstetra?

Son los médicos especializados en el cuidado de la salud general y reproductiva de la mujer. El gineco-obstetra atenderá el parto en un hospital o clínica donde podrá manejar cualquier complicación del parto ya que está calificado para ello. En cuanto al parto natural, la capacitación es básica y estará allí para ayudarte.

En el caso de decidirte por un gineco-obstetra debes considerar que debido a las rotaciones de guardias tu médico podría no estar disponible cuando comience tu trabajo de parto así que debes tener forma de contactarlo cuando llegue el momento.

Un Gineco-Obstetra es la opción ideal para ti si:

  • Deseas que sea un médico quien te atienda durante el parto
  • Quieres un parto asistido con analgesia
  • Tu embarazo es de alto riesgo
  • Te gustaría que el profesional sanitario que te atiende se involucre lo menos posible en el proceso

¿Qué es una matrona?

La matrona es un profesional sanitario entrenado específicamente para el cuidado de la mujer embarazada antes, durante y después del parto. Lo más común es que se trate de enfermeras calificadas como matronas que han sido especialmente entrenadas en cuidado materno-fetal, trabajo de parto y parto. Todo su entrenamiento se orienta hacia el parto natural y están especialmente capacitadas para la detección precoz de cualquier complicación a fin de referir a la paciente con un gineco-obstetra. Las enfermeras certificadas como matronas trabajan en equipo con un gineco-obstetra quien está siempre disponible para involucrarse de inmediato en caso de cualquier complicación.

Algunas matronas atienden los partos exclusivamente en centros de salud mientras otras lo hacen en centros de nacimiento e incluso en la propia casa de la paciente. Es importante que recuerdes que las matronas no están entrenadas para proveer ningún tipo de analgesia ni para realizar una cesárea o manejar la mayoría de las complicaciones del parto.

Una matrona es lo ideal si tu:

  • Quieres un parto natural
  • Deseas que el parto ocurra en un lugar diferente al hospital
  • Tu embarazo es de bajo riesgo
  • Estás muy ansiosa debido al parto
  • Te gustaría que el personal sanitario se involucre al máximo durante el trabajo de parto y el alumbramiento

Preguntas que debes realizar a tu Matrona o Gineco-Obstetra

Escoger una partera o gineco-obstetra es una decisión muy importante así que no dudes en realizar todas las preguntas que desees y aclarar todas tus dudas. Si te parece que el profesional sanitario no está abierto a recibir tus inquietudes o que está muy ocupado para responder tus preguntas, quizás no sea la persona indicada para atenderte.

Durante tu primera consulta con tu matrona o Gineco-Obstetra considera realizar alguna de las siguientes preguntas:

  • ¿Cuánto tiempo de experiencia tiene?
  • ¿Cuántos partos atiende por semana?
  • ¿Qué le impulsó a convertirse en matrona/gineco-obstetra?
  • ¿Qué opina del parto natural (en especial si esta es tu principal opción)?
  • ¿Cuál es su posición ante la analgesia durante el parto?
  • ¿Está de acuerdo con los partos planificados?
  • ¿Cuál es su tasa de cesáreas?
  • ¿Quién me atenderá en las consultas (sobre todo si se trata de un grupo médico)
  • ¿Le importa si hago alguna pregunta o consulta aún cuando mi cita aún no esté planificada?
  • ¿Qué haría si mi embarazo se prolonga más allá de lo esperado?
  • ¿Cuál sería su decisión si mi trabajo de parto es muy prolongado o se presenta alguna complicación?
  • ¿Estará en la ciudad para la fecha estimada de mi parto?
  • ¿Quién atenderá mi parto si usted no estuviese disponible? 

Sigue tu instinto

Necesitas estar muy cómoda y confiar plenamente en tu gineco-obstetra o matrona, así que sigue tus instintos. Si no estás a gusto, busca a alguien más, no importa si se trata de un profesional muy reputado, con muy buenas recomendaciones y que haya respondido a cabalidad todas tus preguntas.

Recuerda que estarás en contacto estrecho con esta persona que tomará decisiones críticas sobre tu salud y la de tu bebé, así que debes escoger alguien en quien confíes plenamente.

>Volver a los Artículos

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *