Biblioteca de Fertilidad, Mi primer embarazo

Parte 1: Desde la Ovulación hasta el Embarazo: Una guía Semana a Semana

Calendario y Guía Semana a Semana del Embarazo: Tu Ciclo Menstrual

> Semanas 1 y 2 del Ciclo Menstrual: Desde la Menstruación hasta la Ovulación
> Tercera semana del Ciclo: De la Ovulación a la Concepción
> Cuarta Semana: Implantación y Fase Luteal
> Primera Semana de Embarazo: Primeros Síntomas de Embarazo y Desarrollo Fetal
> Segunda Semana de Embarazo: Que esperar durante el Primer Trimestre
> Inicio del Calendario del Embarazo

¿Estás intentando tener un bebé? ¡Estupendo! El objetivo de esta entrega de cinco artículos es aportar información detallada semana a semana (incluso a veces día a día) de lo esencial para quedar embarazada, comenzando con los primeros días de tu ciclo menstrual y siguiendo todo el camino a través de los procesos de ovulación, concepción, pruebas de embarazo, ausencia de regla, los síntomas del embarazo durante el primer trimestre e incluso el crecimiento del bebé durante las primeras semanas de embarazo.

Informarse sobre fertilidad y concepción es el primer paso para aumentar tus probabilidades de quedar embarazada más rápido y saludablemente… Hay mucho por aprender así que ¡a tomar los suplementos de vitaminas prenatales y a comenzar!

Primera Semana: Sobre Tu Ciclo Menstrual y la Menstruación
Comencemos por el principio, el comienzo del ciclo y la menstruación. Se considera el primer día del ciclo al primer día del período menstrual, es decir, el primer día que sangras. La duración de la menstruación usualmente será de cuatro a ocho días previos a los cuales (y también a lo largo de los mismo) las mujeres pueden experimentar algún tipo de síntoma físico tal como calambres, fatiga, temperamento irritable e incluso dolor de cabeza; incluso en algunos casos hay mujeres que sufren de jaqueca intensa.

La menstruación se define como el desprendimiento cíclico del endometrio, la capa más interna del útero o matriz. Como veremos más adelante, la primera parte del ciclo después de la menstruación está “dedicada” a construir nuevo tejido endometrial como parte de la preparación para un embarazo; para ello se desarrolla una intricada red vasos sanguíneos en el endometrio, incrementándose la circulación hacia tus órganos reproductivos. En caso de no quedar embarazada el endometrio se desprende al final del ciclo menstrual, siendo esto lo que da origen a la menstruación (también conocida como regla, menstruo o periodo).

¿Por qué ocurre la menstruación? ¡Buena pregunta! Todo en la primera mitad de tu ciclo menstrual está orientado a desarrollar un nuevo recubrimiento interno del útero como parte de su preparación para un eventual embarazo para lo cual hay hormonas específicas (estrógenos y progesterona) que estimulan tu cuerpo de manera que se incremente la circulación sanguínea endometrial y se desarrollo el endometrio con más facilidad. Si no se logra un embarazo en un ciclo dado los niveles de estas hormonas caen rápidamente dando lugar a la disminución ulterior del flujo sanguíneo hacia el útero y por tanto hacia el endometrio. Una vez que la circulación hacia el endometrio se interrumpe, esta capa del útero comienza a perder vitalidad y se desprende dando lugar a la menstruación; por lo tanto el hecho de tener menstruación es un signo inequívoco de que no se logró concebir durante el período menstrual previo.

Es importante destacar que incluso durante la menstruación ya otras hormonas está activas y han desencadenado la cascada de eventos relacionados con la fertilidad para el próximo ciclo menstrual. El hecho es que el ciclo menstrual es dinámico, no hay nunca una pausa ni tampoco un principio y final bien definidos; incluso el descenso abrupto del estrógeno y la progesterona responsables de la menstruación al final del ciclo funciona también como un estímulo para producción de otras hormonas de la fertilidad tales como la GnRH (hormona liberadora de gonadotrofina coriónica humana) y FSH (hormona folículo-estimulante). Incluso durante la menstruación se secreta GnRH en el cerebro a nivel del hipotálamo lo cual a su vez estimula la hipófisis (o pituitaria) para que se produzca hormona folículo-estimulante. Un “folículo” es un grupo estructurado de células en el ovario las cuales encierran un óvulo, por lo tanto la FSH es la hormona que “le dice” a tus ovarios que comiencen el proceso de maduración de entre tres y treinta folículos ováricos.

Segunda semana: Desde la Fase Folicular hasta la Fase de Ovulación
Incluso durante la menstruación tu cuerpo ya se está preparando para tu próxima oportunidad de quedar embarazada. Durante esta “fase folicular” temprana la producción de GnRH y FSH comienza el proceso de maduración de los folículos ováricos. Durante la primera semana de tu ciclo menstrual los niveles de FSH son altos mientras que durante la segunda semana del ciclo disminuyen rápidamente y usualmente un sólo folículo ovárico dominante continuará su desarrollo mientras todos los demás simplemente quedarán fuera del juego. Conforme el folículo dominante crece, comienzan a producir otra homona clave para la reproducción: estrógeno.

El estrógeno tiene diversos papeles durante la fase de ovulación. Debido a la presencia de estrógeno el endometrio (la capa más interna del útero) comienza a crecer de nuevo. El desarrollo de vasos sanguíneos, secreción endometrial y crecimiento del tejido en la parte más interna del útero son la clave para lograr un embarazo ya que un óvulo fertilizado eventualmente llegará hasta allí para “implantarse” en el edometrio. Luego de la menstruación el endometrio tiene apenas algunos milímetros de espesor mientras que durante la fase ovulatoria crece hasta alcanzar los 10 milímetros como se puede ver en la imagen a continuación.

Menstruation

El estrógeno también facilita la secreción de moco cervical por parte de las células del cuello uterino. El moco cervical, como veremos luego, es fundamental para la fertilidad siendo su función ayudar a proteger, nutrir y transportar el esperma hasta el óvulo que le espera más arriba. Además el estrógeno también estimula la producción de Hormona Luteinizante (LH) por parte de la hipófisis. En la última parte de la fase de ovulación se incrementan rápidamente los niveles de LH. Como el estrógeno, la LH es responsable de múltiples funciones tales como favorecer el aumento de fluidos en el folículo ovario en desarrollo; e incluso más importante, la LH es la responsable de la ruptura de la pared del folículo ovárico lo cual permite que el óvulo sea liberado. Nuestras pruebas de orina para detectar ovulación están diseñadas para detectar en esta fase esta esta hormona específica a fin de avisarte que la ovulación es inminente y que estás en tu período fértil.

Hasta el momento hemos analizado las dos primeras partes del ciclo menstrual: la fase folicular y la fase de ovulación, llegando así hasta el momento de la ovulación. En la mayoría de las mujeres estas dos fases duran en torno a las dos semanas contadas a partir del día uno del ciclo (el primer día de la menstruación). Por supuesto que los 14 días hasta alcanzar la ovulación (primera mitad de un ciclo de 28 días) es sólo un tiempo teórico ya que la mayoría de las mujeres tienen ciclos más largos o más cortos; de hecho 28 días es un promedio mas no la “norma” siendo realmento lo normal que tu período sea un poco más largo o más corto. Es aquí donde los calendarios de fertilidad (o los calendarios de ovulación) son de gran ayuda para permitirte saber más sobre tu propio y particular ciclo menstrual además de ayudarte a saber cuando estás en tus días más fértiles. Al llevar un calendario de fertilidad serás capaz de determinar cuando estás ovulando en cada ciclo particular por lo que podrás planificar tus encuentros íntimos en base a esta información.

A partir de aquí nos concentraremos en las siguientes dos semanas de tu ciclo menstrual, comenzando con la ovulación.

>Tercera Semana: De la Ovulación a la Concepción

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *