Biblioteca de Fertilidad, Mi primer embarazo

La clave para controlar los antojos durante el embarazo

¿Son verdaderos los antojos?

Si tu pareja está encinta y te pide que salgas a mitad de la noche por bocadillo de jamón ibérico, ¿ella se está aprovechando del embarazo como excusa para peticiones extrañas o es algo real?

Aunque cabe la posibilidad de que ella pueda estar sacando partido de la situación, los antojos son, en efecto, algo real. Han sido estudiados (aunque no mucho) y realmente existen en todas las culturas alrededor del mundo.

¿Cuándo comienzan los antojos durante el embarazo?

Algunas mujeres asegurar que sus antojos comenzaron incluso antes de saber que estaban embarazadas mientras otras comenzaron a tener antojos durante el segundo trimestre. De manera anecdótica algunas mujeres parecen tener menos antojos conforme progresa el embarazo. Algunos investigadores acotan que los antojos y las náuseas tienden a aparecer al mismo tiempo, usualmente entre la tercera y octava semana de gestación, haciéndose menos intensas (ambas condiciones) a medida que avanza el embarazo.

Antojos comunes durante el embarazo

En los pocos estudios que han estudiado los antojos, los alimentos más comunes de los cuales parecen antojarse las mujeres durante el embarazo son:

  • Dulces
  • Derivados Lácteos
  • Carbohidratos
  • Comidas Rápidas

Tal parece que alguien inventó el mito de los antojos para justificar una alimentación un poco desordenada, ¿o no?

Pues bien, los antojos son reales y además es difícil resistirse a ellos. Sin embargo, no debes rendirte ante el antojo todo el tiempo, especialmente si se considera que la mayoría de los antojos son por alimentos no tan saludables; en este sentido es muy importante prestar atención a tus conductas y elecciones alimentarias diarias y satisfacer los antojos de cuando en vez.

Los antojos y la aversión a ciertas comidas van de la mano

¿Queso con chocolate? ¿Salchichas con yogurt de fresa? ¿Aversión repentina a toda comida con tallos? Los antojos y la aversión a ciertas comidas es algo común e impredecible que ocurre frecuentementemente al mismo tiempo durante el embarazo. Puede que de repente estés buscando una pizza el mismo día que no quieres ver un flan ni en foto.

Por lo común los antojos son más intensos cuando tienes acceso a ellos, así mismo la aversión a ciertos alimentos puede también ser muy intensa desencadenando además náuseas. Puede que de repente no soportes ni el olor del café y comenzar a vomitar apenas si llegas a olerlo.

¿A qué se deben los antojos durante el embarazo?

Nadie sabe exactamente la causa de los antojos; algunos expertos creen que los mismos deben ser tomados en serio ya que podrían estar indicando deficiencias nutricionales. Por ejemplo, una mujer embarazada que tiene antojo de hamburguesas podría tener bajas las proteínas.

Otros creen que los antojos son sólo otra manifestación de los efectos de las hormonas en el organismo durante el embarazo.

Que se debe hacer con los antojos

Cuando se te antoja por ejemplo, helado con aceitunas negras, probablemente no te importe la causa del antojo tanto como la forma de lidiar con eso.

Si se te antoja algo saludable (sandía, manzana, naranja, ensalada verde), no debes dudar en satisfacer el antojo.

Por el contrario si se te antoja algo no tan saludable (yogurt endulzado, helados, hamburguesas, mantequilla, patatas fritas, comida rápida) entonces debes encontrar la manera de satisfacer esos antojos con menos frecuencia.

Consejos para los antojos

    • Nunca cedas ante antojos que impliquen sustancias que no deberías comer mientras estás embarazada; específicamente alcohol, comidas crudas o a medio cocer (huevos, carne, pescado), zumos no pasteurizados y derivados lácteos (como los quesos blandos) así como pescados con niveles elevados de mercurio.

 

    • Si se te antoja comer cosas que no son alimentos tales como barro o papel, debes consultar con tu médico inmediatamente. Esta condición es conocida como la pica y por supuesto que es algo ante lo que no debes ceder.

 

    • Consiente complacer algunos antojos de comidas no saludables, pero no mucho. ¡Controla las porciones!

 

    • Trata de elegir sustitutos bajos en grasas y azúcar.

 

    • Distraete hasta que cese el antojo. Toma un baño, sal de paseo, lee un libro o toma una tasa de té, incluso ¡puedes tener relaciones sexuales! lo que sea hasta que cese el antojo.

 

    • Come pequeñas comidas cada pocas horas, así evitarás los antojos ya que los niveles de azúcar en tu sangre no bajarán demasiado.

 

  • Haz ejercicio, esta es otra forma grandiosa de controlar los antojos.

Por lo general los antojos no suelen ser algo por lo que debamos preocuparnos, más que otra cosa, son una oportunidad para contar buenas historias una vez que pasa el embarazo, así que ¡adelante! Come esas cosas extrañas de las que sólo podrías antojarte estando embarazada, eso sí, no esperes que nadie te acompañe.

>Volver a la Lista de Artículos

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *