Biblioteca de Fertilidad, Mi primer embarazo

¿Sangre durante el Embarazo? Implantación, Ectópico, Aborto Espontáneo

¿Es posible estar embarazada y aún así tener la Menstruación?
Explicaciones para el sangrado durante el embarazo.

La falta de menstruación puede ser uno de los primeros síntomas de embarazo que puedes sentir, junto con algunas náuseas matutinas, además de una prueba de embarazo positiva. Sin embargo, algunas clientes nos han contactado para preguntarnos si es posible seguir teniendo la menstruación aún estando embarazadas. La respuesta a esta pregunta, en términos simples es “NO”. Eso se debe a que cuando quedas embarazada se comienzan a producir ciertas hormonas que ayudan a que la gestación prosiga, evitando por tanto que se descame el endometrio, es decir, evitando la menstruación.

Una vez que logras un embarazo (que inicia formalmente cuando el embrión “se implanta” en el útero) la incipiente placenta comienza a producir una hormona conocida como hCG, esa que es detectada por las pruebas de embarazo y que es responsable de enviar una señal química al cuerpo de la mujer para que se mantenga produciendo progesterona la cual a su vez hace que aumente unas décimas de grado la temperatura corporal y evita que se presente la regla, lo cual debería ocurrir (de no estar embarazada) dos semanas después de la ovulación.

Ahora bien, aunque es cierto que no puedes tener la regla estando embarazada, si es posible que presentes algún tipo de sangrado o manchado no asociado a la menstruación. Si has estado buscando concebir es importante que prestes atención a síntomas como el manchado o el sangrado, especialmente si ya se ha confirmado la gestación mediante una prueba de embarazo. En cuanto a las posibles explicaciones de estos sangrados están el sangrado por implantación o las hemorragias atípicas durante las primeras fases de la gestación.

Aún cuando el término “sangrado por implantación” puede sonar atemorizante, la verdad no es algo malo; de hecho puede ser el primer síntoma de embarazo que detectes. La implantación es el proceso mediante el cual el óvulo fecundado se conecta (o implanta) al recubrimiento interno del útero (endometrio); esto suele ocurrir alrededor de una semana después de haber concebido aunque a veces ocurre antes. El sangrado por implantación suele caracterizarse por pequeñas cantidades de sangre o un manchado muy tenue. Las características del sangrado por implantación son muy diferentes a tu menstruación regular, generalmente su color es rosado pálido o parduzco.

A pesar de lo anterior, no todas las mujeres presentan este síntoma, así que si no manchas unos días después de ovular esto no significa que no puedas estar embarazada. Para confirmar si verdaderamente lo estás lo mejor es realizar una prueba de detección precoz de embarazo para lo cual necesitas esperar hasta el día 7 al 10 después de tu fecha de ovulación ya que en este momento es cuando las pruebas pueden detectar la hormona). Si te preocupa algún sangrado inusual en cualquier momento de tu ciclo lo mejor es siempre contactar a tu médico.

Por otra parte, al inicio del embarazo algunas mujeres pueden presentar sangrado no relacionado con el proceso de implantación; en estos casos el sangrado puede emular al período menstrual (lo cual es confuso dado que tu ciclo menstrual está en pausa). En caso de tener sangrado durante el embarazo debes contactar a tu médico de inmediato dado que puede tratarse de un aborto espontáneo o un embarazo ectópico.

Una de las posibles causas de sangrado durante el embarazo es un “embarazo ectópico”, es decir, un embrión que se implanta en las trompas de Falopio en lugar de hacerlo en el endometrio. Los embarazos ectópicos tienen el potencial de dañar las Trompas de Falopio, de manera que ante el más mínimo sangrado durante un embarazo lo primero que debes hacer es consultar con un especialista que podrá evaluar tus niveles de hCG para determinar si de verdad se trata de un embarazo ectópico (por lo general las mujeres con embarazos ectópicos tienen niveles de hCG en sangre por debajo de lo normal).

Otra posibilidad es un aborto espontáneo aunque un sangrado durante las primeras semanas del embarazo no necesariamente implica que ocurrirá un aborto, de hecho la mitad de las mujeres que presentan sangrado durante las etapas iniciales del embarazo no tienen un aborto. Dicho esto, también hay que recordar que los abortos espontáneos no son algo infrecuente, tanto que muchas veces estos tienen lugar sin que la mujer siquiera supo que llegó a estar embarazada. En los casos de mujeres que están buscando concebir y llevan un control riguroso de su fertilidad puede presentarse una situación conocida como “embarazo químico” lo cual sucede cuando un embarazo dura lo suficiente como para dar una prueba de embarazo positiva pero luego no prospera ya que se presenta un aborto muy precoz lo cual implica que la mujer nunca llega a sentir ningún síntoma de embarazo. El resto de los abortos ocurre en las primeras 12 semanas de gestación, dando cuenta de un 5 a un 12% de todos los embarazo.

Con excepción de un manchado ligero atribuible a un “sangrado por implantación”, si presentas cualquier tipo de sangrado mientras estás embarazada lo más recomendable es consultar con tu médico.

Artículo Relacionado: Embarazo Saludable – Ácidos Grasos Omega-3
Volver a Artículos

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *