Biblioteca de Fertilidad, Mi primer embarazo

Semana a Semana, Parte 4: Síntomas de Embarazo, Náuseas Matutinas y Fatiga

Desarrollo Fetal y tus Primeros Síntomas de Embarazo

> Semanas 1 y 2 del Ciclo Menstrual: Desde la Menstruación hasta la Ovulación
> Tercera semana del Ciclo: De la Ovulación a la Concepción
> Cuarta Semana: Implantación y Fase Luteal
> Primera Semana de Embarazo: Primeros Síntomas de Embarazo y Desarrollo Fetal
> Segunda Semana de Embarazo: Que esperar durante el Primer Trimestre
> Inicio del Calendario del Embarazo

¡Enhorabuena! tu primera prueba de embarazo positiva – tal como se registró y lo celebramos en la Parte 3… ¡Ahora estás oficialmente embarazada! Continúa tomando tus vitaminas prenatales, que esperamos que hayas consumido desde el momento en que estabas buscando concebir, para que junto a una dieta balanceada, hayas podido lograr un estado de salud óptimo para afrontar el embarazo. ¿Y ahora qué? Pues bien, todo depende. Después de la primera falta y una prueba de embarazo positiva no todas las mujeres tendrán los mismos síntomas, de hecho, cada una vivirá la experiencia de manera muy particular; por ello vamos a presentarte un panorama general de los signos y síntomas, teniendo en cuenta que probablemente no los experimentarás todos, o al menos no con la misma intensidad y duración.

Pero, ¿qué ocurre en tu cuerpo a partir de este momento? En la Parte 3 el blastocisto se implantó en el endometrio y se convirtió en embrión; la placenta comenzó a secretar hCG para decirle a tu cuerpo que mantuviera niveles altos de progesterona; alrededor del décimo día después de la ovulación realizaste una prueba de embarazo para descubrir que estabas embarazada.

Ahora, con la formación de la placenta se puede apreciar la presencia del saco vitelino, cuya función es fabricar las células sanguíneas del embrión hasta que los órganos del feto maduren lo suficiente como para producir ellos mismos sus propias células; además se desarrolló el cordón umbilical para conectar directamente el embrión con la placenta de manera que tanto los nutrientes como el oxígeno puedan ser intercambiados entre la sangre fetal y la sangre materna. ¡Esta es la fase donde el embrión crece más rápido! Y con este crecimiento tan acelerado aparece un grupo de células en la superficie del embrión que proveerá la guía genética para el desarrollo de todos los órganos y tejidos de tu bebé. Este grupo distintivo de células es conocido como la línea primitiva.

¡Tu primera falta menstrual! Si por casualidad no realizaste una prueba de detección precoz de embarazo o si no estabas buscando activamente quedar embarazada, el síntoma más común de embarazo puede ser la “falta menstrual”. Como se indicó anteriormente, la producción de hCG le permite saber a tu cuerpo que allí hay un embrión por lo que debe mantenerse la producción de progesterona de manera que el endometrio se mantenga saludable y el embarazo progrese; en resumen, la menstruación no ocurre y experimentas tu primera falta.

Como indicamos previamente, la hipersensibilidad de mamas y pezones por lo común también se asocia con niveles elevados de progesterona. La hipersensibilidad mamaria se experimenta usualmente durante la fase lútea (después de la ovulación) en las mujeres que no están embarazadas; sin embargo, la hipersensibilidad mamaria y de los pezones es también un signo precoz muy frecuente de embarazo, así que vigila como está la sensibilidad en esa área para verificar si dura más de lo común respecto a otros ciclos. Una vez que te quedas embarazada, tu cuerpo comenzará a preparar a tus glándulas mamarias para el embarazo, así que es muy probable que presentes no sólo sensibilidad mamaria sino también algo de dolor e incluso inflamación.

Por su parte, el embrión crece rápido, prácticamente dobla su tamaño cada día durante la primera etapa de la gestación. Una evidencia física predecible y bastante común de este crecimiento acelerado (así como del flujo hormonal) es la fatiga. La fatiga puede ser uno de los primeros síntomas de embarazo. Como suele decirse, “estás comiendo por dos” y los nutrientes/calorías que normalmente usarías para mantener funcionando tu organismo ahora se dirigen hacia el desarrollo fetal. Es por ello que debes comer saludable y bien además de considerar tomar un Suplemento de Omega 3 además de tus vitaminas prenatales. Por supuesto que debes mantener un control periódico con tu médico a fin de conservar una buena salud, además debes controlar la dieta y ejercitarte regularmente. Obviamente que durante esta etapa sentirás más hambre. El incremento del apetito y los antojos
son síntomas de embarazo que suelen recibirse con beneplácito. En ocasiones los antojos pueden ser algo extraños, esto se debe a que tu cuerpo está buscando combinaciones particulares de nutrientes y proteínas.

¿Te sientes mareada? En la misma línea de ideas relacionadas con la alimentación, las náuseas matutinas son el más famoso y con peor fama de todos los síntomas de embarazo. Algunas mujeres no experimentan náuseas relacionadas con el embarazo, de hecho el 30% de las mujeres son afortunadas y no padecen este síntoma; en el resto, los niveles elevados de hCG y progesterona pasarán factura haciéndoles sentir mal, y no sólo durante la mañana; de hecho es un error conceptual pensar que las náuseas aparecen sólo en la mañana, las mujeres pueden experimentar tanto náuseas como cualquier otro síntoma de embarazo en cualquier momento del día, e incluso por la noche. Si notas que estás un tanto demacrada, prueba la recomendación de los médicos: Preggy Pop para aliviar las náuseas matutinas.

Mientras estás en el baño lidiando con las náuseas matutinas, probablemente te darás cuenta de que estás orinando en mayor cantidad y con más frecuencia. El incremento de la frecuencia urinaria simplemente es consecuencia del crecimiento del útero durante el embarazo el cual a su vez ejerce presión sobre la vejiga obligándote a orinar con más frecuencia. Se trata, sin duda, de uno de los síntomas más incómodos del embarazo.

Ahora bien, ya tu prueba de embarazo es positiva, faltó la primera regla y quizás presentas (o presentarás) en mayor o menor medida alguno de los síntomas de embarazo. Mientras tanto, dentro del útero sucede la Gastrulación , una fase clave del desarrollo embrionario. En esta etapa se produce la migración celular y su organización topográfica en tres capas celulares distintas. Estas capas se forman a partir de la línea primitiva y cada una de ellas dará lugar a partes y órganos específicos del cuerpo. A partir de la capa conocida como endodermo se formará el revestimiento interno (epitelio) de los pulmones, algunas glándulas, la vejiga y el tracto digestivo; por su parte el mesodermo (capa intermedia) dará origen al corazón, los músculos, huesos, pulmones y órganos reproductivos. Por su parte el ectodermo (la capa más externa) será el responsable de la formación de los órganos de los sentidos (nariz, oídos, ojos y boco) así como de la piel y el sistema nervioso.

En este momento también puede verse el desarrollo incipiente del corazón y el tubo neural, este último indispensable para el desarrollo de la médula espinal y el sistema nervioso central. Quizás hayas oído que los suplementos vitamínicos prenatales que contienen ácido fólico previenen los defectos congénitos. Pues bien, los defectos congénitos del tubo neural son exactamente los que previene el ácido fólico, de manera que los suplementos de ácido fólico así como los alimentos que lo contienen durante las primeras semanas del embarazo, que es cuando se forma el tubo neural, son de gran valor para disminuir e incluso prevenir los defectos congénitos relacionados con esta estructura.

La primera fase está por concluir, así es hora de comenzar hablar sobre los síntomas y experiencias que aparecerán durante el primer trimestre del embarazo…

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *