Biblioteca de Fertilidad, Información general sobre los tests de embarazo, Test de embarazo negativo, Test de embarazo positivo, Tests de Embarazo

¿Cuando puedes realizar una Prueba de Embarazo?

Si has estado buscando concebir y estás familiarizada con blogs y páginas web sobre el tema, con seguridad, el término “espera de las dos semanas” no es nuevo para ti, de hecho ya debes haber pasado por esa A-G-O-N-I-Z-A-N-T-E espera entre la ovulación y la fecha en la que esperas tu próximo período. Durante generaciones, ninguna mujer siquiera pensó en realizar una prueba de embarazo antes de su primera falta, pero gracias a la tecnología moderna las mujeres que en la actualidad buscan concebir disponen de herramientas que le ayudan con su fertilidad tales como el monitor electrónico de fertilidad, los termómetros digitales para temperatura basal y las pruebas caseras de detección precoz de embarazo, así pues, en teoría, las pruebas de detección precoz de embarazo pueden disminuir en algo el nivel de ansiedad al acortar el período de espera de dos semanas a tan sólo algunos días.

Entonces, ¿cuándo puedo realizarme una prueba de embarazo? Antes de responder a esta pregunta recordemos un poco la cronología de la ovulación, concepción e implantación así como ciertos datos relacionados con la hormona hCG. Una vez que el folículo dominante se rompe y libera el óvulo del ovario hacia la trompa de Falopio adyacente cuentas con 24 horas para que ese óvulo sea fertilizado. Asumiendo que hay espermatozoides vivos y móviles están esperando al óvulo en las trompas, uno de ellos podrá fecundar el óvulo y ¡habrás concebido! A lo largo de los siguientes días este óvulo recién fecundado (ahora llamado embrión) completará un recorrido a lo largo de las trompas de Falopio hasta el útero donde se implantará en la capa de tejido conocida como endometrio, una vez que esto ocurre (usualmente entre 6 y 12 días después de la ovulación) la placenta comienza a desarrollarse y a secretar hCG (Gonadotropina Coriónica Humana), también conocida como la “hormona del embarazo”.

Durante las primeras semanas después de la implantación, la cantidad de hCG que se produce se duplica cada 48 a 72 horas lo cual quiere decir que el valor promedio de hCG en el organismo de una mujer embarazada aumenta rápidamente desde casi nada (una mujer no embarazada tiene alrededor de 5 mIU/ml de hCG circulando en su cuerpo) a una enorme cantidad en tan sólo unos días. Así pues, al séptimo día después de la ovulación una mujer embarazada suele tener cerca de 50 mIU/ml de hCG circulando en su organismo. Como probablemente ya sabrás, las pruebas de embarazo en orina (así como las pruebas en sangre que se realizan en el laboratorio) funcionan al detectar la presencia de hCG, sin embargo la sensibilidad de las diferentes pruebas disponibles en el mercado varía significativamente, por ejemplo hay pruebas de embarazo calibradas para detectar 10 mIU/ml de hCG mientras que otras lo están para 50 mIU/ml e incluso más, llegando a tener las menos sensibles un umbral mínimo de detección de 100 mIU/ml.

Tomando en consideración todos estos datos; ¿cuándo puedes comenzar a realizar pruebas de embarazo? Pues bien, se puede asumir que en la mayoría (aunque no todas) las mujeres con un embarazo reciente hay una cantidad suficientemente alta de hCG como para ser detectada con una prueba de embarazo muy sensible entre 7 y 10 días después de la ovulación (para realizar las pruebas de embarazo en esta etapa tan temprana debes usar una prueba de embarazo calibrada para detectar 10 mIU/ml de hCG). En este punto es importante considerar que las pruebas en una etapa tan temprana del embarazo pueden llevar a resultados falsos negativos, especialmente si ovulaste después de lo que piensas, además puede que la tasa de producción de hCG sea más baja de lo normal o que aún el embrión no se haya implantado; en todos estos casos, si has comenzado a realizar la prueba al 7º día de la ovulación y el resultado es negativo no se puede descartar por completo un embarazo, por ello es recomendable realizar de nuevo la prueba unos días más tarde para asegurarnos del resultado. En resumen, la respuesta más simple a la pregunta “¿Cuándo puedo comenzar a realizar pruebas de embarazo? es – Entre 7 y 10 días después de la ovulación, por supuesto que hay que esperar un poco, ¡pero es mucho menos que dos semanas!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *