Ayudas a la fertilidad, Biblioteca de Fertilidad, Fertilidad Femenina y Masculina, Infertilidad, Información general sobre la fertilidad

Signos de fertilidad en la mujer

Una Introducción Detallada – desde el Registro de la Temperatura Basal hasta el Moco Cervical Fértil

Una de las primeras preguntas que se hará una pareja cuando decide comenzar una familia es “¿Cuánto se tarda en concebir?” Una muy buena pregunta cuya respuesta sorprenderá a la mayoría ya que concebir un bebé puede tomar más de seis meses en lugar de un ciclo o dos como muchos creen, de hecho puede tomar varios meses e incluso un año lograr un embarazo, en especial después de usar métodos anticonceptivos hormonales como las píldoras anticonceptivas (las cuales pueden abolir la producción de hormonas de la reproducción por un tiempo). Por otro lado en la actualidad, las parejas comienzan a formar familia un poco más tarde en la vida respecto a las generaciones previas siendo la edad un factor determinante en la capacidad reproductiva, así que mientras más sea la edad, más tiempo tomará concebir.

Un hecho médico: De acuerdo a las estadísticas 50% de las parejas que buscan concebir lo harán dentro de los seis meses siguientes luego de mantener relaciones sexuales regularmente sin protección y más de 4/5 lo logrará a los 12 meses. Por supuesto que hay métodos para aumentar tus probabilidades los cuales podrás ver con detalle en nuestra sección de artículos. La clave está en mantener contacto íntimo durante los días más fértiles del mes, justo antes de la ovulación así que si sabes (o puedes predecir) el momento de la ovulación en cada ciclo, entonces podrás quedar embarazada mucho más rápido que si mantienes relaciones sexuales con fines de reproducción al azar. Lo anterior es lo que se conoce como “relaciones sexuales dirigidas” y se basa en estrategias concretas que pueden agruparse bajo la denominación común de registro de fertilidad. Al aprender más sobre tu cuerpo, experimentar los cambios que ocurren a lo largo del ciclo y ser capaz de identificar los cambios que ocurren durante la ovulación estarás transitando por el camino más excitante y maravilloso para comenzar tu embarazo de una manera consciente y saludable.

Una vez que decides tener un bebé es momento de considerar seriamente llevar un registro de fertilidad. Por supuesto que esta es sólo una pieza del rompecabezas del período previo a la concepción así que tendrás que asegurarte de tener una dieta equilibrada, adoptar un estilo de vida saludable, complementar tu nutrición con vitaminas prenatales y ácido fólico, hacer ejercicio, mantener un peso adecuado, tener un buen doctor y eliminar cualquier hábito que pueda ser contraproducente para tu salud tal como fumar y consumir alcohol (¡Esto es válido también para los hombres!). Al controlar todas estas variables aumentarás dramáticamente tu fertilidad.

Registro de Ovulación

Un repaso breve: La base de cualquier registro de fertilidad es el registro de tu temperatura corporal basal. En este sentido basal significa “en reposo”, es decir, luego de una noche de sueño reparado y antes de realizar cualquier movimiento o actividad. ¡Ni siquiera te levantes! El objetivo del registro de fertilidad con el termómetro basal es determinar el momento en que cambia la concentración de hormonas en tu cuerpo (elevación de la progesterona y disminución del estrógeno). La progesterona induce un aumento en la temperatura corporal de apenas unas décimas de grado centígrado el cual puede ser detectado uno o dos días después de la ovulación. Esta elevación de la temperatura basal suele mantener hasta el día 1 de tu siguiente ciclo. Si la temperatura no disminuye ¡Haz una prueba de embarazo! Al construir tu calendario de ovulación (registro de la temperatura basal) verás que el mismo se divide en dos fases, la primera es la que se conoce como fase folicular u ovulatoria (los primeros 14 días del ciclo) y la segunda es la que sucede después de la ovulación, conocida como la fase lútea. Si se hace una gráfica de las temperaturas en conjunto verás que el pico se alcanza a la mitad del ciclo, lo cual se corresponde con la ovulación la cual ocurre justo antes del pico de temperatura. Al establecer un patrón de temperatura en varios ciclos consecutivos serás capaz de extrapolar los resultados a futuro en un ciclo dado y así poder predecir la ovulación.

El registro de la temperatura basal es muy importante por muchas razones. Como se comentó anteriormente, al llevar un registro de la temperatura basal como parte de tu registro de fertilidad podrás entender cuando (y si) has ovulado; además podrás determinar la extensión de tu ciclo menstrual y calcular el momento exacto para las relaciones sexuales con fines reproductivos. Si la temperatura basal es errática o no aparece un pico en el registro tendrás un indicio de que algo está pasando con tu fertilidad como por ejemplo una insuficiencia del cuerpo lúteo con el acortamiento subsecuente de la segunda mitad del ciclo lo cual puede indicar una deficiencia de progesterona o un desequilibrio hormonal. Tales desequilibrios pueden obstaculizar la consecución de un embarazo, sin embargo el registro de la temperatura basal te permitirá intuir si hay problemas con la segunda mitad del ciclo a fin de tomar las medidas necesarias para corregirlo. Por otro lado si estás usando suplementos para la fertilidad o medicamentos para quedar embarazada, el registro de la temperatura basal también será capaz de aportar información sobre cualquier cambio positivo en tu ciclo menstrual (por ejemplo, antes y después de usar Clomid o suplementos para la fertilidad). ¡Se puede obtener mucha información de tu registro de la temperatura basal!

Temperatura Basal y Síntomas de Ovulación: Moco Cervical Fértil

Finalmente, como parte de tu registro de fertilidad, tendrás que incluir otros signos de fertilidad o los resultados de las pruebas de ovulación, al hacer esto podrás comparar tu registro de temperatura basal con otros elementos predictivos de la ovulación/fertilidad tales como el moco cervical, el dolor asociado a la ovulación o los resultados de las pruebas de predicción de ovulación. En los días previos a la elevación de la temperatura basal vas a notar cambios en las características de tu moco cervical (MC) el cual se hará más claro (o traslúcido), no pegajoso y con una consistencia que recuerda la clara de huevo, así mismo el orificio de tu cuello uterino se encontrará más abierto y húmedo en comparación con el resto del ciclo, algo que te hará saber que ¡la ovulación está en curso! Lo cual se va a correlacionar con el incremento de la temperatura basal en la mitad del ciclo.

Después de la ovulación y debido al incremento de los niveles de progesterona en tu organismo, el MC se hará de nuevo denso y pegajoso, incluso puede desaparecer del todo, por otra parte el orificio cervical se cerrará. Puedes esperar estos cambios unos días después de que la línea de tu temperatura basal se estabiliza, así mismo es posible que la temperatura no disminuya hacia el final del ciclo lo cual podría interpretarse como una señal precoz de embarazo, sobre todo si la temperatura basal se mantiene alta y tienes una falta menstrual.

Para comenzar a llevar este registro sólo necesitas un termómetro basal de buena calidad. Comienza en el primer día de tu ciclo (el primer día de sangrado menstrual) y registra la temperatura a diario antes de hacer cualquier otra cosa, incluso antes de levantarte de la cama. Para más información y preguntas sobre registro de la temperatura basal por favor Pulsa AQUÍ. Si estás usando un microscopio de ovulación asegúrate de medir tu temperatura corporal antes de tomar la muestra matutina de saliva para el microscopio.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *